Un estudio del Departamento de Defensa de Estados Unidos da a conocer que muchos ataques contra soldados estadounidenses y otros efectivos de la coalición son obra de ex miembros del servicio secreto de Saddam Hussein.

Informes de prensa citan a funcionarios familiarizados con la investigación de inteligencia que culpan a oficiales de Operaciones Especial M-14 de los atentados con bomba en calles y carreteras, y algunos ataques importantes con explosivos.

De acuerdo al diario The New York Times, el estudio del Pentágono asevera que la insurgencia fue planeada antes de la caída de Bagdad, y diseñada para ser implementada aunque Saddam Hussein fuese derrocado, y los comandantes locales capturados o asesinados.

El estudio concluye que los insurgentes que están en Falluyah reciben guías tácticas e inspiración de ex miembros del servicio secreto de Saddam Hussein.