Los veteranos estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial finalmente tendrán un monumento en honor a su servicio.

La escultura se inaugura hoy, casi 60 años después de finalizado el conflicto armado.

La obra arquitectónica de 172 millones de dólares es la culminación de dos décadas de planeamiento, construcción y recolección de dinero, y ocasionales riñas.

La inauguración oficial tendrá lugar el mes próximo, durante el feriado del Memorial Day o Día de los Caídos en Batalla.

Ubicado en el paseo de la Alameda Nacional entre los monumentos a George Washington y Abraham Lincoln, la escultura de la Segunda Guerra Mundial consiste en dos enormes arcos de granito adornados por águilas de bronce.

En el centro hay un estanque de agua rodeado por 56 pilares de bronce. Una pared con cuatro mil estrellas representa los más de 400 mil estadounidenses que perecieron en esa guerra.

Más de 16 millones de hombres y mujeres uniformados sirvieron en la Segunda Guerra Mundial. Menos de cuatro millones de veteranos estadounidenses aun viven.