El Departamento de Estado informó que el incremento de cooperación de los gobiernos extranjeros ayudó a reducir el número de ataques terroristas del año pasado a 190, la cifra más baja desde 1969.

El vice secretario de Estado, Richard Armitage, dijo que el descenso es prueba de que la guerra mundial contra el terrorismo está funcionando.

En un informe emitido el jueves, el organismo gubernamental señala que los atentados del año pasado causaron la muerte a 307 personas. Menos de la mitad de las que murieron en 2002.

El reporte también menciona a siete países que de acuerdo con funcionarios estadounidenses protegen el terrorismo, entre ellos, Cuba, Irán, Iraq, Libia, Corea del Norte y Siria.