Estados Unidos intensificó la presión sobre el clérigo radical chiíta Moqtada al Sadr, y ahora las tropas se movilizan dentro de la ciudad sagrada de Nayaf para dar seguridad a la oficina del gobernador.

Tanques estadounidenses también circulaban dentro de un sector de la ciudad a la que no habían llegado desde que los combates comenzaran el mes pasado contra las milicias armadas del prófugo clérigo Moqtada al Sadr.

Fuertes combates también se registraban en el norte de Nayaf, y oficiales de Estados Unidos reportaron que 128 militantes rebeldes fueron muertos.

En Bagdad, un atacante suicida hizo explotar un coche-bomba frente a la sede de la coalición, provocando la muerte de cinco iraquíes y de un soldado estadounidense, así como heridas a otras 23 personas.

En una emisión de la televisión árabe fue emitido un videtape de un ingeniero de los Estados Unidos que está secuestrado en Irak por un grupo islámico desconocido.