El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, dijo el jueves aquí en Washingon que espera que el nuevo director gerente del FMI, el español Rodrigo Rato, comprenda la posición de Argentina de no querer aumentar la meta de superávit primario fiscal el próximo año.

El Fondo Monetario Internacional quiere que Argentina eleve su meta de superávit por encima del actual 3 por ciento del Producto Interno Bruto, con el fin de incrementar los recursos disponibles para reestructurar su deuda incumplida, de 88.000 millones de dólares.

La cuestión del superávit fiscal se perfila como un punto contencioso en las negociaciones entre el FMI, ahora bajo el mando de Rato, y las autoridades argentinas.