El primer banco mundial de células madre fue abierto hoy en el pueblo de Potter Bar, Gran Bretaña, 20 kilómetros al norte de Londres y tiene por objeto producir, almacenar y distribuir células madre para investigación y posible tratamiento de varias enfermedades.

Las células madre tienen la capacidad de transformarse en nuevas células o tejidos y podrían ser usadas en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, de Alzheimer y otras patologías.

Los científicos creen que las células madres obtenidas de embriones humanos son las más versátiles.

El ministro de Salud, Norman Warner, destacó el desarrollo y dijo que la investigación podría beneficiar a miles de pacientes que padecen enfermedades devastadoras.

Los opositores dicen que la investigación de células madres en embriones humanos es contra la ética.