Aquí en Washington, el general Patrick Hughes, máximo representante del sector de inteligencia del Departamento de Seguridad del Territorio Nacional, afirmó que la red terrorista Al Qaida intenta efectuar un ataque en territorio estadounidense con armas que podrían ser químicas o biológicas.

Hughes mencionó lo que denominó como “ruido de fondo” refiriéndose a información de inteligencia sobre un posible ataque terrorista, y el aumento del riesgo en un año electoral, como dos razones que tienen a las autoridades en alerta por una amenaza que no pueden precisar.

El general Hugues, quien se prepara para testificar ante la comisión que investiga los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, señaló que los terroristas se han adaptado a los cambios implementados por Estados Unidos con motivo del alerta naranja impuesta durante las festividades de fin de año en 2003.