En una nota del editor, este miércoles, el periódico New York Times pidió disculpas porque sus informaciones sobre las supuestas armas de destrucciones masiva en Irak previas a la guerra no fueron tan rigurosas como deberían haber sido.

El periódico admite que “un número” de noticias no contaba con un respaldo de fuentes suficientes y no fueron corroboradas por los editores. También asevera que algunos empleados estuvieron, según las palabras de su editor, “demasiado preocupados en publicar primicias en el periódico”.

El New York Times afirma que los reportajes cuestionados incluían aquellos sobre campos de entrenamiento secretos para terroristas, plantas de fabricación de armas y varillas de aluminio que supuestamente de usan para armas nucleares.

El periódico asegura que muchas de esas aseveraciones no fueron verificadas y otras no fueron suficientemente re-examinadas en reportes posteriores.