El presidente Bush se unió a decenas de miles de estadounidenses para rendir un silencioso tributo al ex presidente Ronald Reagan, frente a sus restos que yacen en capilla ardiente en el edificio del capitolio aquí en Washington.

El presidente Bush, acompañado de su esposa Laura,arribó al capitolio esta tarde, al concluir la Cumbre de líderes mundiales del G-8, que se realizó en el sureño Estado de Georgia.

La pareja hizo una breve y silenciosa oración frente al féretro del ex presidente Reagan, antes de abandonar la rotonda del Capitolio.

El público comenzó a llegar ayer por la tarde. Este jueves, la ex Primera Ministra británica Margaret Thatcher y el ex líder soviético Mijail Gorbachov ofrecieron su último adiós al ex mandatario.

Los restos del ex presidente yacerán en capilla ardiente hasta este viernes a las 7 de la mañana, hora de la capital estadounidense, cuando se llevará a cabo el funeral de estado en la Catedral Nacional de Washington.

Se espera que muchos líderes y ex líderes mundiales asistan a la ceremonia.

Reagan será sepultado mañana por la tarde en una ceremonia privada en los terrenos de su librería presidencial en Simi Valley, California.