Una investigación independiente que se realiza en Colombia descubrió que por lo menos uno de los cinco civiles asesinados por soldados del gobierno en un incidente a principios de este año, presentaba un disparo al estilo ejecución.

El ejército colombiano sostiene que ellos dispararon a los campesinos desde la distancia, después de confundirlos con combatientes rebeldes.

Pero, los investigadores concluyeron que por lo menos uno de los civiles presenta un disparo inferido a menos de 60 centímetros de distancia.

La Procuraduría General de la República dio a conocer que tiene abierta una investigación para saber qué sucedió el 11 de abril en las cercanías del pueblo de Cajamarca, en el departamento del Tolima, 150 kilómetros al oeste de Bogotá.

Los críticos al ejército respaldado por Estados Unidos dicen que han cometido abusos contra los derechos humanos en los 40 años de guerra contra la guerrilla marxista.

El conflicto ha costado la vida de tres mil personas cada año.