La explosión de un coche bomba en el este de Turquía causó la muerte de 5 personas y dejó a otras 24 heridas.

Aparentemente, el ataque fue dirigido contra la caravana del gobernador provincial, quien escapó ileso.

Nadie se ha adjudicado responsabilidad por el atentado en la provincia de Van, aunque la policía presume que los autores podrían ser rebeldes curdos.

Funcionarios señalaron que las fuerzas de orden descubrieron otra bomba en el área y la desactivaron.

La organización rebelde Partido de los Trabajadores de Kurdistán, que cambió su nombre por el de Kongra Gel, puso fin el primero de junio a un cese el fuego unilateral declarado en 1999, luego de la captura del líder rebelde de Turquía, Abdalá Ocalan.

La acción produjo una ola de violencia en el área de mayoría curda donde se sitúa la provincia de Van.

4 políticos curdos recientemente liberados de prisión, entre ellos Leyla Zana, condenaron el ataque.