Legisladores y funcionarios de seguridad revisarán los procedimientos de seguridad aérea sobre la capital estadounidense, tras un incidente el mes pasado cuando un avión no identificado estuvo a punto de ser derribado.

Funcionarios testificarán ante el Congreso este jueves sobre la falla en las comunicaciones y la lenta respuesta que llevaron al angustioso incidente del 9 de junio en Washington.

Durante un momento de mayor seguridad para el funeral de estado del ex presidente Ronald Reagan, un avión ingresó a espacio aéreo ristringido, causando una apresurada evacuación del edificio del Capitolio.

Un general iba a ordenar que un avión militar derribara a la aeronave, pero cambió de parecer cuando se dio cuenta que el avión no era una amenaza. Después se supo que la aeronave transportaba a un gobernador al funeral de Reagan.