El huracán Iván azotó el jueves con vientos muy potentes los estados norteamericanos de Alabama y Florida, en el litoral del Golfo de México, provocando inundaciones, destruyendo techos, derribando postes del tendido eléctrico y desatando tornados.

Iván, la sexta tormenta más potente desde que se llevan registros en la temporada de huracanes en el Atlántico y que alcanzó durante varios días de su trayectoria la categoría cinco – causó al menos 23 muertos en Estados Unidos.

El ojo o vórtice del huracán alcanzó la costa estadounidense en las primeras horas del jueves, cerca de la localidad de Gulf Shores, en el estado de Alabama, al oeste del extremo occidental de Florida.