Autoridades de Estados Unidos en Irak no tienen planes inmediatos para liberar a dos científicas iraquíes que están bajo custodia estadounidense, y rechazan las demandas de los secuestradores que han reclamado la libertad de las mujeres o asesinarán a otro rehén occidental.

Autoridades iraquíes dijeron anteriormente que revisan el caso de las dos científicas y sugirieron que esta semana podrían dejar en libertad bajo fianza a una de ellas.

Las dos mujeres están acusadas de trabajar en el programa ilegal de armas de Saddam Hussein.

Sin embargo, las autoridades aclararon que esta situación no está relacionada con la demanda de los secuestradores vinculados al terrorista Abu Musab al-Zarqawi, quienes exigen la liberación de todas las mujeres iraquíes encarceladas.

Los secuestradores asesinaron a dos estadounidenses y actualmente amenazan con matar al rehén británico Kenneth Bigles que mantienen retenido. El ciudadano estadounidense, Eugene Armstrong, fue ejecutado el lunes.

Militantes dijeron ayer que también ejecutaron al segundo estadounidense, Jack Hensley. La familia de Hensley confirmó la identificación del cadáver encontrado.