El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados cerró hoy temporalmente sus oficinas en la ciudad pakistaní de Peshawar, tras una amenaza de bomba. Un vocero ACNUR calificó hoy la clausura como medida de precaución.

El portavoz señaló que una llamada anónima dijo que había una bomba en una de las oficinas. La policía evacuó y revisó el recinto, pero no encontró ningún explosivo. El vocero dijo que la oficina abrirá sus puertas mañana viernes.

La amenaza de bomba ocurrió el día previo a una campaña de tres días para inscribir a los refugiados afganos que permanecen en Pakistán, para que voten en las elecciones presidenciales afganas, fijadas para el nueve de octubre próximo.