La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos rechazó un intentó por compañías de telemercadeo para poner fin a las restricciones impuestas a su negocio.

Las firmas enfurecieron a millones de consumidores estadounidenses al llamar por teléfono a sus residencias para vender productos, interrumpiendo con frecuencia la cena familiar y otros momentos de privacidad.

Funcionarios estadounidenses establecieron una lista de números de teléfono prohibidos para las compañías de telemercadeo.

Decenas de millones de estadounidenses rápidamente colocaron sus nombres y números en la lista de “No llamar”. La prohibición de llamadas de telemercadeo conlleva la amenaza de fuertes multas.

Las compañías de telemercadeo acudieron al tribunal para anular el registro de “No llamar”, y argumentaron que la restricción violaba su derecho de expresión. La máxima corte estadounidense no ofreció explicación alguna cuando rechazó la apelación.