La crisis que enfrenta el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Miguel Ángel Rodríguez amenaza con llevarlo a abandonar el cargo.

A las presiones que ya ha ejercido Costa Rica, país del cual Rodríguez fue presidente entre 1998 y 2002, y donde se gestaron las denuncias de corrupción que lo conducirán ante la justicia, se sumaron una más diplomática de México y otra más dura de Honduras.

México, que apoyó la candidatura de Rodríguez dice ahora que el flamante secretario general de la OEA debería renunciar de comprobarse las acusaciones. "Si se comprueban las acusaciones, deberá dimitir", señaló Derbéz al márgen de un acto celebrado anoche en la capital mexicana.

Para México, que apoyó la elección del ex presidente costarricense al frente de la OEA, esa decisión sería "penosa", dijo Derbéz citado por la agencia de noticias France Press.

Pero ha sido Honduras quien ha ido más lejos, y su presidente Ricardo Maduro directamente pidió a Rodriguez su dimisión para que se presente ante los tribunales.

Por otro lado, la Asamblea Legislativa de Costa Rica planea iniciar una investigación que podrían derivar en una convocatoria a Rodríguez a declarar ante el cuerpo y en un juicio político.