El gobierno alemán reiteró sus objeciones al envío de tropas a Iraq, luego de que un alto funcionario alemán sugiriera lo contrario.

Un vocero del canciller alemán, Gerhard Schroeder, indicó que el líder alemán dijo hoy miércoles al gabinete de gobierno que la posición de Berlín sobre Iraq no ha cambiado.

El anuncio se produjo a raíz de una cita aparecida en la edición alemana del Financial Times mediante la cual el ministro de Defensa, Peter Struck, presuntamente dijo que por el momento se descarta tal despliegue, pero que nadie puede predecir los eventos en Iraq y hacer declaraciones que luego resulten comprometidas.

Struck también dijo hoy en la reunión de la OTAN en Rumania que quizás en algún momento, dentro de algunos años, Alemania se involucre en la situación.

Alemania se opuso abiertamente a la guerra liderada por Estados Unidos en Iraq, pero acordó llevar a cabo entrenamiento para algunos soldados iraquíes en los Emiratos Árabes Unidos, así como suministrar camiones y vehículos blindados a las fuerzas armadas iraquíes.