Investigadores en salud anunciaron un progreso importante en la lucha contra la Malaria, o Paludismo, al reportar resultados prometedores de una vacuna experimental que redujo significativamente el número de niños que contrajeron la enfermedad.

Los resultados aparecen divulgados en la más reciente edición de la revista médica británica The Lancet.

Según los científicos, la inoculación redujo en 30% el número de infantes que contrajeron malaria, y disminuyó en más de la mitad los que contrajeron formas fatales del mal.

En vista de que la malaria causa la muerte a más de un millón de personas anualmente, el desarrollo de la vacuna ha sido calificado como trascendental por los científicos.

Más de dos mil niños entre uno y cuatro años fueron incluidos en el estudio en el sur de Mozambique, y fueron observados durante seis meses.

Científicos y ejecutivos de compañías farmacéuticas dijeron que en caso de confirmarse los resultados mediante estudios de seguimiento, la vacuna de prueba estará disponible para su uso generalizado dentro de por lo menos cinco o seis años.