Estados Unidos dio a conocer que tiene “serias preocupaciones” sobre una propuesta en Venezuela que el Departamento de Estado dice que prohibiría ciertas formas de expresiones políticas y restringiría el aporte de fondos legales a organizaciones no gubernamentales.

El portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, dijo ayer que funcionarios estadounidenses creen que la propuesta convertirá en delito la defensa de los derechos humanos.

Boucher agregó que funcionarios estadounidenses están siguiendo de cerca la acción legal que el gobierno de Caracas está tomando contra líderes de Súmate, un grupo privado que ayudó a organizar el referendo revocatorio presidencial realizado en agosto.

El portavoz dijo que la Administración Bush no cree que los dirigentes de Súmate hayan violado ninguna ley venezolana. El presidente Hugo Chávez ganó el referendo y su período expira en 2007.