El embajador de Rusia ante las Naciones Unidas dijo que el Consejo de Seguridad debería considerar el regreso de los inspectores a Iraq ante el informe de la desaparición de cerca de 350 toneladas de explosivos de una instalación del sur de Bagdad.

Sin embargo, el embajador norteamericano John Danforth, dijo que personal estadounidense en Iraq está investigando la desaparición del material y que los inspectores de la ONU no son necesarios.

La ONU retiró sus inspectores de Iraq en marzo de 2003, poco después de la invasión liderada por Estados Unidos.

El gobierno interino de Iraq reportó la desaparición de los explosivos poco después de la caída de Saddam Hussein, y dijo que el robo y el saqueo se deben a la falta de seguridad en la instalación donde se encontraban. El Pentágono desconoce cúando o cómo desaparecieron los explosivos.

Por otro lado, el primer ministro interino de Iraq, Ayad Allawi dijo que las fuerzas estadounidenses y de coalición son en parte responsables por la mortal emboscada del sábado a decenas de soldados iraquíes.

El comando estadounidense rechazó de inmediato la acusación. El teniente coronel Steven Boylan, es vocero de las fuerzas estadounidenses en Bagdad.

El ejército estadounidense inició una investigación para averiguar por qué los soldados no tenían protección adecuada y por qué este y otros ataques recientes sugieren que insurgentes pueden haber infiltrado las fuerzas de seguridad iraquíes.