Crece la crítica entre los afganos por el secuestro de tres trabajadores de la ONU en Kabul.

El influyente consejo de eruditos musulmanes condenó hoy el secuestro y lo calificó como contra islámico, a la vez que pidió a los secuestradores que liberen inmediatamente a los rehenes.

El consejo dio a conocer una declaración indicando que el Islam es una religión de paz y bondad, y aquellos que recurren a tales acciones solo pueden difamar el Islam.