El presidente de Rusia promulgó una ley que confirma la ratificación del Protocolo de Kyoto, el acuerdo internacional destinado a reducir el calentamiento global.

La ratificación rusa otorga carácter obligatorio internacional al protocolo. El Kremlin informó que Putin firmó el proyecto de ley a últimas horas del jueves.

El pacto entrará en efecto tres meses después de que Putin informe a las Naciones Unidas de su ratificación.

El tratado fue adoptado en una conferencia de la ONU sobre cambio climático, en 1997, pero Estados Unidos lo rechazó en marzo de 2001.

Los países signatarios se comprometen a reducir sus emisiones de dióxido de carbono y otros gases que producen el efecto invernadero, los cuales, se cree, contribuyen al calentamiento global.