La botella de vino más grande del mundo será puesta en exhibición en un comercio de vinos y chocolates en el Estado de Nueva Jersey, en el noreste de Estados Unidos, después que su nuevo dueño pagara unos 56 mil dólares por ella.

Con una altura de 1 metro 35 centímetros y 153 kilos de peso, la botella contiene 1.200 copas de cabernet sauvignon de California, y ha sido denominada “maximus” por el presidente del capítulo estadounidense de la Corte de Maestros Sommeliers.

El comercio de vinos que compró la botella, la adquirió durante una subasta el pasado sábado.

El vendedor es una cadena de restaurantes que habían encargado la creación de esta botella el año pasado a un elaborador de copas de la República Checa, como parte de las celebración de su vigésimo quinto aniversario.

La botella fue certificada como la más grande del mundo en junio pasado por el Libro de Récords Guinness.

La cadena de restaurantes ha informado que donará la obtenido por la venta de la botella a una fundación de caridad destinada a combatir el hambre.