Las autoridades argentinas dieron a conocer que un adolescente murió de heridas sufridas en el incendio de un club nocturno la semana pasada en Buenos Aires, elevando a 188 el número de víctimas. Otras 700 personas resultaron heridas.

La tragedia ha hecho que miles de personas salgan a las calles en días recientes para protestar la falta de cumplimiento de las medidas de seguridad en los centros de diversión.

Muchos han exigido la renuncia del alcalde Aníbal Ibarra, y han pedido que se apliquen nuevas restricciones a los clubes nocturnos en Buenos Aires.