Las elecciones legislativas en Venezuela revelan una vez más el clima de profunda división entre los votantes del país, un escenario donde la participación del presidente Hugo Chávez, con una agresiva campaña a favor de los candidatos oficialistas, acentúa la confrontación.

En este marco, el 40% de indecisos que aún revelan las encuestas, será el factor decisivo en la última semana antes de las elecciones del 26 de septiembre próximo, donde el oficialismo pretende asegurar el control de la Asamblea Nacional, mientras la oposición busca infligir una derrota en las urnas al “chavismo”, aunque no consigna las bancas suficientes para dominar el parlamento. En los comicios de septiembre se elegirán 165 diputados a la Asamblea Nacional de Venezuela.

De acuerdo con la información presenta por Luis Vicente León, de la firma Datanálisis de Venezuela, durante la Conferencia de las Américas, realiza en Coral Gables, Florida, las encuestas revelan que entre el 60% que ya ha decidido su voto, el 52% apoya a los candidatos del presidente Hugo Chávez, mientras que el 48% dijo que votará por la oposición.

"Es evidente que el país está dividido en dos partes iguales" dijo León, que recordó además, que del segmento de 40% de indecisos, la mayoría tradicionalmente han sido abstencionistas.

Otro detalle señalado por León, es que la agresiva campaña del presidente Chávez ha impulsado al oficialismo, dado que la popularidad de Chávez “no está cayendo en un barranco” se mantiene por el orden del 44%, según Datanálisis, aunque lejos del 75% que tenía en 2006.

De acuerdo con los sondeos realizados por Datanálisis, en agosto el Partido Socialista Unido de Chávez, o PSUV, contaba con una pequeña ventaja, que está dentro del margen de error, aunque la percepción era que la opinión pública manifestaba una preferencia por la oposición, esa tendencia aún no se refleja en las encuestas.

De acuerdo con las estimaciones, de acuerdo con la forma en que se cuentan los distritos de votación, el oficialismo liderado por Chávez probablemente conservará la mayoría de los dos tercios de la Asamblea Nacional, dijo León.

El especialista consideró que de todas maneras, obtener la mayoría del voto popular aunque no gane el control del Parlamento “sería una gran victoria para la oposición”, debido a que podría posicionarlos para “las elecciones presidenciales del 2012''.

El debate entre los candidatos del oficialismo y la oposición, para las elecciones parlamentarias, incluyen los grandes temas que afectan a la sociedad venezolana en el momento, tanto en el ámbito de la economía que está en franco declive, con la inflación más alta de la región y problemas de abastecimiento en los servicios básicos como agua y electricidad, así como una problemática social que incluye altos niveles de criminalidad.