El presidente Bush otorgó la Medalla de Honor – máximo galardón a la valentía- a un soldado estadounidense que murió hace exactamente dos años, en Iraq.

El sargento del ejército Paul Ray Smith fue acreditado de haber salvado la vida de otros 100 soldados antes de morir en acción cerca de Bagdad, el 4 de abril de 2003. Bush destacó lo que denominó “el gran sacrificio” del sargento Smith.

Su viuda decidió que el hijo de la pareja, de 11 años de edad recibió la medalla en nombre de su padre.

El ejército indicó que el Sargento Smith se hizo cargo del arma de un vehículo blindado luego de que fuego de morteros alcanzara al vehículo.

La fuente señaló que de no ser por la acción adoptada por el Sargento Smith, los iraquíes hubiesen podido barrer con una estación médica estadounidense ubicada en las cercanías. Se trata de la primera Medalla de Honor otorgada a un veterano de Iraq.