El Presidente Bush exhortó al Congreso a que renueve la Ley Patriota destacando las acciones de la policía de Ohio –donde pronunció un discurso este mediodía—las cuales contribuyeron a capturar a un individuo acusado de complotar ataques contra el Puente Brooklyn y un centro comercial en el centro-occidente de la nación.

Partes de la Ley Patriota, firmada luego de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001, expiran a fin de año.

La Ley amplió los poderes del FBI para vigilar a sospechosos de terrorismo, así como para mantener personas detenidas por tiempo indefinido sin una acusación formal.

Grupos defensores de las libertades civiles y de la privacidad, consideran que la ley socava la libertad, pero el Presidente la defiende como un instrumento vital para combatir el terrorismo.