Estados Unidos ha pedido formalmente la extradición de un influyente líder paramilitar colombiano acusado de tráfico de drogas y sospechoso en el asesinato de un legislador estatal.

Las autoridades estadounidenses hicieron el pedido este jueves para la extradición de Diego Murillo, miembro de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC.

Las autoridades describieron a Murillo como uno de los más poderosos y violentos capos de la droga que desestabiliza Colombia y envía lo que califican como “veneno” a Estados Unidos.

El año pasado, una corte federal estadounidense lo acusó de cargos de conspiración y lavado de dinero proveniente de las drogas.

Murillo ha participado en las conversaciones de desmovilización con el gobierno del presidente colombiano Álvaro Uribe.

El mes pasado, Uribe ordenó el arresto de Murillo por su presunto papel en el asesinato de un legislador estatal.

Posteriormente, Murillo se entregó a las autoridades tras tres días de persecución.