El presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, rechazó las acusaciones de que el primer ministro británico Tony Blair violó las normas para ayudar a Londres a ganar la sede de los juegos Olímpicos de Verano 2012.

El alcalde de París, Bertrand Delanoe, dijo que Blair y el jefe de la delegación de Londres, Sebastian Coe “se sobrepasaron” al criticar a otras ciudades candidatas.

También se informó que las autoridades de París también estaban molestas por la reunión que el primer ministro británico mantuvo con los miembros del Comité Olímpico en su suite del hotel en Singapur, en un esfuerzo por persuadirlos para votar por Londres.

El presidente del COI, Jacques Rogge dijo que ninguna de las ciudades violó las normas establecidas para eliminar la corrupción en el proceso de selección.

Según manifestó Rogge, “no hay nada malo en sostener una conversación con un político importante de una ciudad postulante”.

Rogge también dejó claro que no hay razones para mudar los juegos de Londres a raíz del ataque terrorista ocurrido la semana pasada.