Los funerales del vicepresidente de Sudán, John Garang, se realizarán el seis de agosto en Juba, la potencial capital de un gobierno autónomo en el sur del país.

Entretanto, mientras los dolientes presentaban sus respetos a los restos de Garang en una capilla ardiente levantada en una choza de New Site, en el sur de Sudán, nuevos enfrentamientos ocurrían en las afueras de Jartún, la capital.

El lunes por lo menos 36 personas murieron en los disturbios generados después que se conoció la súbita muerte de Garang.

El exlíder rebelde sudanés murió en un accidente de helicóptero el sábado, apenas tres semanas después de haber asumido la vicepresidencia del país.

Su nombramiento fue parte de un histórico acuerdo de paz que puso fin a 21 años de guerra civil con el gobierno de Jartún.

El sucesor de Garang, el general Salva Kiir Mayardit, y el presidente de Sudán, Omar al-Bashir han prometido poner en marcha el acuerdo de enero.