Líderes opositores en Moscú criticaron al gobierno ruso por no poseer el equipo apropiado para rescatar a siete marineros que solo pudieron ser salvados con ayuda extranjera.

La tripulación de un mini-submarino fue llevada a la superficie el domingo con la ayuda de un robot submarino británico después de pasar atrapados tres días en el lecho del Océano Pacífico, en la costa de la península de Kamchatka, en el lejano oriente ruso.

El líder del Partido Comunista, Gennady Zyuganov, dijo que Rusia debería adquirir equipos de rescate eficientes del exterior si Moscú no tiene la capacidad de fabricarlos.

El dirigente del Partido Rodina, Dimitry Rogozin, agregó que desea saber por qué Rusia no tiene el tipo de equipos de rescate sofisticados que lograron liberar al submarino.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó que se investigue el incidente. Hace cinco años Putin fue blanco de críticas tras la pérdida del submarino nuclear Kursk al no haber solicitado ayuda internacional.