Familiares comenzaron a enterrar las víctimas de un avión a reacción chipriota que se estrelló en Grecia, mientras las autoridades investigan qué causó el accidente.

Las autopsias efectuadas en algunas de las víctimas de vuelo de Helios Airways muestran que estaban vivas pero no necesariamente conscientes cuando el avión se estrelló en una montaña cerca de Atenas.

La totalidad de las 121 personas a bordo murieron. Los investigadores creen que la cabina del avión perdió presión, provocando temperaturas por debajo del nivel de congelación y una súbita pérdida de oxígeno.

Pero la causa de la descompresión sigue siendo un misterio, así como por qué los pilotos fallaron en reaccionar.

El registro de datos del avión y los restos del registro de voces de la cabina, que estaba muy dañado, serán analizados por expertos en París.

Hablando en un servicio religioso para las víctimas, el martes, el presidente de Chipre, Tassos Papadopoulos, prometió una completa investigación.