Rusia y China iniciaron las primeras maniobras militares conjuntas de su historia, mientras comandantes de las dos naciones insistían que los ejercicios militares no tienen por objeto intimidar a otras naciones.

Las maniobras llamadas “Misión de Paz 2005”, y en las que participan 10 mil efectivos del ejército, la marina de guerra y la fuerza aérea, se extenderán por una semana a partir de hoy, en la ciudad portuaria rusa de Vladivostok.

El general, Liang Guanglie, comandante en jefe de las fuerzas armadas chinas, dijo que los ejercicios se enfocan en la lucha contra el terrorismo internacional, el divisionismo y el extremismo.

El Departamento de Estado dijo el miércoles que se le informó con anticipación de las maniobras y que espera que ayuden a alcanzar la meta de paz y estabilidad en la región.