Cientos de soldados israelíes irrumpieron en la sinagoga más grande la Franja de Gaza y están removiendo por la fuerza a colonos judíos que se niegan a abandonar el templo.

Los soldados, inermes, hacen lo posible por remover a los colonos de la sinagoga del asentamiento de Neve Dekalim para colocarlos en un autobús que los llevaría fuera de la Franja de Gaza.

Dentro del templo, colonos y manifestantes están acostados en el piso, abrazados, resistiendo la evacuación y gritándole a las tropas que “no saquen a los judíos de sus hogares ni de la tierra de Israel”.

Uno de los colonos estaba envuelto en una bandera de Israel.

Por otra parte, soldados inermes irrumpieron en el asentamiento de Kfar Darom al amanecer y en pocas horas comenzaron a sacar a lo colonos del área.

Las autoridades israelíes dicen que un 70% de los colonos ya está fuera de Gaza y que prevén que la evacuación finalice en días, no semanas—como se había pensado inicialmente.