Autoridades estadounidenses y chinas comenzaron la cuarta ronda de negociaciones dirigidas a analizar las reglas que Estados Unidos ha definido para proteger sus fábricas de prendas de vestir, para enfrentar lo que dicen es una competencia injusta por parte de los productos chinos importados.

Se espera que las negociaciones permitan alcanzar un acuerdo antes de que el presidente Chino, Hu Jintao, llegue a Estados Unidos la próxima semana.

Las fábricas de textiles estadounidenses sostienen que han perdido 26 mil puestos de trabajo debido a las importaciones chinas de bajo costo, desde que el sistema de cuotas globlaes expiró a comienzos de este año.

China por su parte, dice que Estados Unidos tuvo tiempo suficiente, para preparar su mercado para los cambios que significaba la finalización del sistema de cuotas.