El huracán Ophelia se debilita a medida que se aleja de la costa del sureste de Estados Unidos, aunque continúa azotando Carolina del Norte con fuertes vientos y torrenciales lluvias.

Los meteorólogos degradaron la advertencia de huracán para el este de Carolina del Norte a advertencia de tormenta tropical.

Sin embargo, más de 80 mil casas y negocios permanecen sin energía eléctrica en la región.

La lluvia y el oleaje han inundado algunas áreas de comunidades frente a las playas.

El Centro Nacional de Huracanes también emitió una alerta de tormenta tropical para áreas a lo largo de la costa noreste, incluyendo Martha´s Vineyard y Cape Code en Massachussets.

Los meteorólogos dicen que el huracán se moverá lentamente a lo largo de la costa, hacia el noreste y el océano Atlántico.

Los vientos máximos sostenidos de Ophelia disminuyeron a 120 kilómetros por hora.