El presidente del Paraguay, Nicanor Duarte, comenzó su discurso ante la Asamblea General de la ONU, expresando su solidaridad con las víctimas del Huracán Katrina, en Estados Unidos.

El mandatario paraguayo señaló que a los 60 años de la ONU se imponían reformas y que éstas eran necesarias. Dijo entonces que dichas reformas “deben promover un desarrollo económico equitativo” y que de subsistir la actual situación de huérfanos sociales “la paz planetaria será una tarea muy difícil”.

El presidente también reclamó la eliminación de subsidios por parte de los países más ricos, y saludó el hecho de que el presidente de Estados Unidos hubiese anunciado ante esta misma Asamblea General que su país va a eliminar los subsidios a sus exportaciones.

Señaló que su país observa con mucha preocupación el aumento internacional de los precios del petróleo, que dijo “atenta contra nuestra muy difícilmente alcanzada estabilidad económica.”

Finalmente exhortó a un verdadero cambio de la ONU, y condenó específicamente al terrorismo expresando: “condenamos igualmente al terrorismo en todas sus formas, porque consideramos que representa una amenaza a los procesos civilizatorios y a la necesidad de superar los conflictos y establecer la convivencia pacífica en el mundo, para el desarrollo y la prosperidad de los pueblos”.