Un juez de inmigración de Estados Unidos decidió que Luis Posada Carriles, un exiliado cubano requerido en Venezuela bajo cargos de terrorismo, no podrá ser deportado ni a Cuba ni a Venezuela.

En su decisión, el juez William Abbott argumentó que convenciones internacionales prohiben a las autoridades estadounidenses extraditar a personas a países donde podrían enfrentar la tortura.

El juez no descartó la posibilidad de enviar a Posada Carriles, un ex agente de la CIA, a otro país.

Los abogados de Posada Carriles argumentaron que su cliente sería torturado si es enviado a Venezuela, país que lo acusa de la voladura de un avión de Cubana de Aviación en 1976.

Posada niega haber participado en el atentado en el que perecieron 73 personas. Venezuela ha dicho que no hay pruebas de que usaría la tortura y ha acusado a Estados Unidos de proteger a Posada Carriles.

Posada Carriles fue arrestado este año por entrar ilegalmente a Estados Unidos.