Venezuela condenó la decisión de una corte estadounidense que impide la extradición de un exiliado cubano requerido en Caracas por el ataque a un avión en 1976.

El presidente Hugo Chávez dijo el miércoles que la decisión sobre Luis Posada Carriles protege a un terrorista.

El vice presidente José Vicente Rangel calificó la decisión de “infame” y culpó de la decisión a “la familia Bush”, según informa el diario venezolano El Nacional en su edición digital.

Un juez de inmigración de Texas determinó que Posada Carriles no podrá ser extraditado a Cuba ni a Venezuela, argumentando que convenciones internacionales prohíben a Estados Unidos extraditar a personas a países donde podrían ser torturados.

Este año las autoridades estadounidenses arrestaron a Posada, de 77 años, un ex agente de la CIA con nacionalidad venezolana, por entrar ilegalmente a Estados Unidos.

Venezuela lo acusa de ser el autor intelectual de la voladura de un avión de Cubana de Aviación el seis de octubre de 1976, donde perecieron 73 personas.