Las operaciones anti-insurgentes lideradas por Estados Unidos continúan en el occidente de Iraq, en un esfuerzo por evitar ataques contra votantes a pocos días del referendo constitucional del 15 de octubre.

Fuentes militares estadounidenses informaron este viernes que seis infantes de marina murieron el jueves en dos explosiones de bombas camineras en el área de combate a lo largo del río Éufrates.

También se indicó que en ataques aéreos llevados a cabo el miércoles contra un edificio usado por terroristas de al-Qaeda en la misma área, se dio muerte a 20 individuos, sospechosos de ser terroristas.

En otros dos incidentes separados fueron muertos nueve insurgentes .

Entre tanto, en Basora en el sur de Iraq, funcionarios británicos detuvieron a 12 personas, incluyendo a miembros de la policía local.

Se sospecha que están implicados en una serie de ataques contra fuerzas británicas en esa zona.