La policía iraquí dijo que insurgentes dieron muerte a por lo menos 40 personas e hirieron a decenas más en ataques perpetrados a penas cuatro días antes del referendo nacional sobre una nueva constitución.

En el más mortífero ataque lanzado este martes, un conductor suicida de un coche bomba lanzó su vehículo contra un concurrido mercado en la población de Tal Afar, cerca de la frontera con Siria, dando muerte a por lo menos 30 personas e hiriendo a otras 45.

En Kirkuk, por lo menos tres personas fueron muertas por gente que efectuó disparos desde un vehículo en marcha, y en Bagdad un suicida con un coche bomba por lo menos mató a siete personas en un puesto de control del ejército iraquí.

Autoridades estadounidenses e iraquíes han advertido reiteradamente que insurgentes --muchos de los cuales son árabes sunitas-- intensificarán sus ataques para socavar el referendo constitucional del sábado.

Líderes políticos chiítas y kurdos han proseguido negociaciones hasta el último minuto con líderes políticos sunitas que están preocupados de que su comunidad será marginadas bajo el sistema federal propuesto por la constitución.