El presidente Bush manifestó que está complacido de que el Senado, dominado por los republicanos, rechazó un intento de los demócratas de imponer un cronograma para la retirada de las tropas estadounidenses de Iraq.

El Senado aprobó ayer martes una resolución según la cual la administración Bush debe presentar informes trimestrales sobre el progreso logrado en Iraq.

La medida también insta al presidente a establecer una estrategia para finalizar la misión encabezada por Estados Unidos en Iraq.

Sin embargo, los republicanos pusieron fin a los esfuerzos demócratas por obligar a Bush a establecer un cronograma para la retirada militar de Iraq.

Al hablar con la prensa este miércoles en Japón, el presidente Bush dijo que la resolución es un paso positivo, y agregó que es importante para la gestión encabezada por Estados Unidos tener éxito en Iraq.