Otro de los 75 disidentes capturados por las autoridades cubanas en marzo de 2003 fue liberado de prisión.

Familiares y fuentes de la oposición sostienen que el abogado disidente Mario Enrique Mayo Hernández fue liberado, el jueves, por razones de salud, lo que lleva a 15 el número de disidentes excarcelados.

Mayo sufre de presión alta y otros problemas. Mayo, de 41 años, cumplía sentencia de 20 años.

Él y otros activistas pro-democracia fueron arrestados en 2003 durante una campaña de represión contra la disidencia.

Posteriormente fueron sentenciados a términos de 6 a 28 años de prisión después de haber sido hallados culpables de cooperar con y recibir dinero del gobierno de Estados Unidos para socavar al presidente cubano Fidel Castro.

Los activistas y las autoridades estadounidenses negaron los cargos.