El presidente Bush encendió el Árbol de Navidad Nacional, con lo que se dio inicio a la temporada de fiestas tradicionales, en Washington, D.C.

La multitud aplaudió cuando el presidente movió un interruptor, el jueves por la noche, para iluminar el árbol ubicado al sur de la Casa Blanca.

Durante la ceremonia Bush elogió a miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos y agregó que los estadounidenses están orando por la paz durante esta temporada de fiestas.

El presidente también agradeció a los voluntarios por ayudar a la gente desplazada por el huracán Katrina, que devastó la costa estadounidense del Golfo de México, en agosto.

En la ceremonia, junto a Bush y su esposa, Laura, participaron tres niñas que organizaron un programa para enviar materiales escolares a niños en las áreas devastadas por el huracán.

La ceremonia comenzó una serie de conciertos públicos que continuará durante la temporada de fiestas tradicionales, denominada Pagent of Peace, Desfile por la paz.