Las fuerzas militares de Estados Unidos en Iraq dijeron haber lanzado una nueva ofensiva contra la insurgencia, este viernes, en la atribulada provincia de al-Anbar.

Los militares dieron a conocer que 300 Infantes de Marina y unos 200 soldados iraquíes están participando en la llamada “Operación Shank” en la capital de la provincia, Ramadi.

El propósito de la operación es interrumpir la insurgencia y asegurar las condiciones para las elecciones parlamentarias del 15 de diciembre.

La más reciente ofensiva se produce a raíz de que un alto jerarca militar en Washington dijo que los militares no han hecho una buena labor al explicar al público estadounidense la situación en Iraq.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, general de la Infantería de Marina, Peter Pace, dijo que los militares necesitan explicar mejor lo que se está logrando en Iraq.