La comisión independiente que investigó los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, emitió su evaluación final acerca de las gestiones del gobierno para prevenir futuros ataques.

Importantes miembros del panel dijeron este domingo que el grupo bipartidista ha dado a la Administración Bush y al Congreso bajas calificaciones, en cuanto a su respuesta a las sugerencias que hizo la Comisión en su informe del año pasado.

Entre los mayores defectos citados por la Comisión se encuentra el no haber aprobado medidas para dedicar ondas de radio para que policías, bomberos y otros que deben participar en la primera ola de respuesta, puedan comunicarse durante una emergencia.

La Administración Bush dice que Estados Unidos está más seguro ahora que hace cuatro años, debido a las gestiones para lograr servicios inteligencia mejor integrados.