La gente en la República Democratica del Congo sintió por lo menos dos temblores secundarios del sismo que sacudió ayer lunes el este y centro de África.

Un vocero de las Naciones Unidas en Kinshasha confirmó que el derrumbe de edificios causó la muerte a un niño y lesiones a otras dos personas en la población de Kalemie, cerca del Lago Tanganika.

Él portavoz expresó preocupación de que los temblores secundarios puedan causar daños estructurales adicionales a los edificios en la ciudad.