Rusia y Alemania han comenzado a construir un gasoducto submarino para transportar gas natural desde la Siberia, por el Mar Báltico, entre los dos países.

Las autoridades de ambas naciones asistieron este viernes a una ceremonia en Babayevo, en la región rusa de Vologda, para formalizar el lanzamiento del proyecto.

La firma rusa productora de gas natural, Gazprom, está construyendo el gasoducto con la compañía alemana E.ON y el grupo BASF.

El nuevo gasoducto será operado desde una instalación ya existente de gas natural en Vyborg on, en el Golfo de Finlandia.

Desde ese punto, el gasoducto se extiende por debajo del mar Báltico en Greifswald, en el noreste de Alemania. Rusia espera que el gasoducto esté operativo en 2010 con una capacidad de 27 mil millones de metros cúbicos de gas por año.

El gasoducto tendría un costo estimado cercano a los 5 mil millones de dólares.