Gran Bretaña le ha concedido la ciudadanía a un australiano que Estados Unidos tiene detenido como sospechoso de terrorismo.

La Suprema Corte británica tomó la decisión sobre David Hicks este martes.

El hombre de 30 años de edad se encuentra como prisionero en el centro de detención de la Bahía de Guantánamo, en Cuba, a donde fue remitido poco después de haber sido capturado por Estados Unidos en el año 2001, en Afganistán, donde estaba combatiendo junto a fuerzas del Talibán.

Hicks reclamó la ciudadanía británica debido a que su madre nació en Gran Bretaña. Ahora él puede procurar que las autoridades de Londres tomen su caso frente a Washington y avanzar con la expectativa de lograr su eventual liberación.

Hicks tenía previsto presentarse ante un tribunal militar estadounidense el mes pasado, pero un juez estadounidense suspendió el procedimiento hasta que la Corte Suprema tome una decisión sobre la legalidad del tribunal.